Sólo sé que no sé nada

Solo 3 de cada 100 espectadores vascos ven los canales en euskera de ETB. El dato es muy significativo si tenemos en cuenta que entre esos tres televidentes están los de ETB-1 y ETB-3. Dicho de otra forma, canales como La 2, Discovery, Clan, Divinity, Nova, Factoría de Ficción o Neox superan al primer canal que emite íntegramente en euskera y es la decimocuarta opción de los vascos a la hora de encender la televisión.  ETB-1 ha cerrado con un 1,9% de audiencia, mientras que la cadena infantil ETB-3 (también emite íntegramente en euskera) ha hecho su peor dato histórico: un 0,6%.

Son cifras bastante alarmantes en dos cadenas públicas pero necesarias, que ayudan en la normalizaicón del euskera. El problema es que nadie las ve. Tal vez sea porque el espectador no entienda euskera (a medida que pasan los años esto es menos probable) o tal vez sea porque los contenidos no son de calidad o tal vez porque no se ajustan a las demandas de los televidentes. O tal vez ninguna de las anteriores.

De hecho, no sé el porqué (si no, ya tendría asiento en el equipo directivo de ETB). Desde que entrara la actual directora general de EiTB, Maite Iturbe, se han hecho muchos esfuerzos (económicos) para relanzar ETB-1 con una programación de producción propia y para todos los públicos. Recordemos que cancelaron Euskadi Directo, un programa con una cuota buena de audiencia, de ETB-2 para llevar el formato al canal euskaldun con un lavado de nombre –Euskal Herria Zuzenean-, de presentadores, de reporteros y de enfoque de contenidos. El resultado, un fracaso. Y así, con otros muchos programas que han acabado en la papelera o reducidos en duración o frecuencia de emisión. Sin embargo, hay otros programas por los que encender la televisión y poner este canal: Azpimarra (producido por los SSII de ETB), Zuek Hor, las retransmisiones de deportes rurales, Herri Txiki, Infernu Handi…

Algo diferente ocurre en ETB-3, donde echo en falta un programa majo de producción propia dirigido a un público infantil. Tipo Betizu, Unibertsolariak o el programa de Nerea y Oker hace unos años, y no el contenedor de dibujos actual, Sorgintxulo. Porque tampoco se puede llenar la parrilla de ETB-3 con  dibujos animados japoneses y refritos de programas de bromas en cámara oculta.

EiTB cuenta en 2016 con cerca de 130 millones de euros del Gobierno Vasco (que se suman a los ingresos por publicidad). Así que presupuesto tiene de sobra; ideas, algunas mejores que otras; medios, también pero falta por descubrir la chispa que haga cambiar al espectador euskaldun de ETB-2 a ETB-1. De momento y pese a los datos, Iturbe hace buen balance del año 2015.

¿Por qué las series empiezan tan tarde? El negocio del prime-time

Antes de abordar la respuesta a la pregunta que formulo en el titular, me gustaría que quedasen claros un par de conceptos:

 – Prime Time: en castellano horario estelar u horario de máxima audiencia, es la franja de tiempo en la que más cantidad de público se concentra delante del televisor. Las horas, como veremos más tarde, varían de un país a otro.

– Late Night: digamos que es el hermano pequeño del horario de máxima audiencia, que comienza nada más terminar este y que se cruza con la hora de irse a dormir. Es la última franja de la programación televisiva.

Vayamos ya al grano. Las razones de alargar el comienzo de las grandes series o espectaculares concursos son fundamentalmente económicas. Recordemos que producir formatos como Operación Triunfo, Tu cara me suena, La voz, Gran Hermano, o series como Águila Roja, Isabel o El Barco, es muy costoso y laborioso. Y las televisiones, como cualquier otra empresa, no tienen dinero.

En primer lugar, si las series o programas empiezan más tarde, terminan más tarde. Con lo que pueden llenar el late night con el mismo producto, es decir, dos franjas cubiertas al mismo coste. Además, amplifican el share de su programa estrella ya que el programa se alarga a franjas donde hay menos competencia (desgraciadamente en España, el late night se cuida muy poco). De esta forma, el programa parece que ha cosechado más audiencia porque su cuota de pantalla sube, al no tener rivales fuertes que compitan sobre la 1 de la madrugada. O lo que es lo mismo, se necesitan menos espectadores para conseguir un dato de audiencia elevado.

En segundo lugar, los publicistas pueden incorporar un corte de publicidad más tarde de las doce que se vende a precio de prime time, ya que logra tanta audiencia como si fueran las 11 de la noche. A modo de curiosisdad y por poner un ejemplo, emitir un anuncio de 20 segundos a las 22h. de un jueves en Telecinco cuesta 21.000 euros. Ahora, echad cuentas de lo que se puede ganar en una noche.

Y aunque no parezca, este hecho puede afectar en la productividad de un país. Los espectadores se acuestan más tarde y descansan menos, con lo que rinden también menos.

El horario de prime time y el late night se establece en función de factores culturales. Así como en países como Inglaterra empieza a las 20h. y acaba a las 23h., en España empieza a las 22h. y acaba a la 1h. Los programadores saben de sobra que la sociedad ve la televisión después de cenar y que a las ocho de la tarde muchos vuelven de trabajar. Por eso, se retrasa todo.

De hecho, en nuestro país tenemos el llamado Access Prime Time, la franja anterior al prime time que empezaría sobre las 21:30-22:00 y que actualmente se encuentran programas como El Intermedio, El Hormiguero o, simplemente, El Tiempo en La 1. Mediante estos se consigue acumular audiencia para el prime time que empieza seguidamente.

Si echamos un vistazo hacia el horizonte próximo, será muy dificil que el prime time empiece antes y se adelante todo una hora, ya que los horarios de la televisión no se concilian con unas costumbres tan arraigadas. Sin embargo, las peticiones para este cambio ya han empezado y están impulsadas tanto por iniciativas como Change.org o por el mismo Gobierno.

TVE maquilla sus malas audiencias

Si eres un habitual espectador del Telediario que sepas que ya no estás viendo el Telediario “de toda la vida”. Estás viendo dos programas en vez de uno: el TD 4:00 y el Telediario convencional. La diferenciación de estos dos espacios es una estrategia más de Julio Somoano para hacer pensar a la sociedad española que los “Tedés” no están perdiendo audiencia.

Desde hace unas semanas, los espectadores se preguntaban por qué en la ráfaga de después de los titulares, aparecía el Copyright de RTVE si no había terminado el programa. Eso es lo que pensaban; sí que había terminado, pero el TD 4:00. Esta de separar es una táctica muy usada por los informativos de cadenas comerciales (por ejemplo, separar el tiempo y los deportes del resto del informativo para poder meter publicidad entre los espacios).

De esta forma, Julio Somoano consigue manipular las audiencias. De sobra es sabido que los Telediarios perdieron audiencia desde la llegada del nuevo director. Los Telediarios cogieron mala fama por las recientes polémicas en el día de la Diada catalana y en las elecciones vascas y gallegas. Para que en las audiencias no se reflejase eso, TVE ha optado por separar el sumario del resto del programa. 

Así, el Telediario comienza a las 21:04 y no a las 21:00. Lo que se pretende es huir de los primeros minutos que son los que penan por el llamado efecto arrastre. El efecto arrastre es la audiencia que se se “arrastra” del programa anterior, en este caso Corazón y +Gente, dos programas con poca audiencia. 

Ahora en las audiencias aparecen los dos programas y la diferencia de la media se nota: 

Audiencia del 18-19 de octubre 
‘TD1 04:00’: 14,4%
‘Telediario 1’: 17,4%
 
‘TD2 04:00’: 8,8%
‘Telediario 2’: 13,2%
 
Audiencia 24 de octubre:
 ‘TD1 04:00’: 15,3%
 ‘Telediario 1’:  18,4%
‘TD2 04:00’: 9,1%
‘Telediario 2’: 13,5%

Aquí os dejo un vídeo que he montado, donde se pueden ver las modificaciones en la cabecera para anunciar el TD 4:00 -casi pasan inadvertidas para que el espectador no note el cambio- y el copyright en la ráfaga.                             

Ahora Julio Somoano puede decir que la audiencia de los Telediarios no ha disminuido notablemente, sólo un poco, lo normal, después de restructural a todo el equipo.

No obstante, esta maniobra llega después de que Pedro Piqueras haya superado en audiencia a Marta Jaumandreu a las 21:00, cuando el Telediario 2 llevaba líder en todas sus franjas y en todas sus ediciones desde hace varios años.