¿Cuáles son las claves para componer una buena sintonía para informativos?

Me parecía interesante rescatar una entrevista que realicé en 2015 al compositor Josep Sanou para una investigación sobre la presentación y la puesta en escena de los informativos en televisión. Sanou es un referente en España por haber compuesto sintonías para televisión y bandas sonoras para cine y teatro durante casi dos décadas. Entre sus trabajos, podemos encontrar las últimas del Telediario, La Sexta Noticias, Telenoticies o los informativos de GOL TV.

¿Para qué se usan las sintonías en un informativo?

Las sintonías de un informativo son una llamada de atención. Gracias a ellas, la gente, al oir los primeros dos segundos de la música, ya sabe que se trata de un noticiario, aunque no esté viendo la imagen. Para esto, normalmente se usa algún tipo de sonido que indique un aviso.

Además de dar un toque, las sintonías de un informativo también son esenciales para dar ritmo a la narración, ¿qué características tienen que cumplir?

Deberán ser un poco épicas y grandilocuentes, pero sin caer en lo pomposo. Además, tienen que estar dirigidas a todos los públicos porque el telediario es un programa que lo ven desde personas jóvenes a personas más mayores.

También buscaremos un equlibrio en la música para que los técnicos no suban y bajen todo el rato los faders. Hay que tener en cuenta que en los informativos, muchas veces estamos escuchando el sonido ambiente de la noticia junto con la sintonía de fondo.

Tendrán pocas melodías ya que de lo contrario, empiezan a rallar y a ser pesadas. No podemos olvidar que se oyen varias veces al día durante cinco o seis años. Por ello, la clave estará en crear algo muy identificativo, pero no tarareable. Por ejemplo, cuando compuse la sintonía de Telenoticies de TV3, duró más de 10 años y todo el mundo sabía qué era, pero nadie sabía cantarla.

¿Te sueles fijar en el timbre o tono de la voz del presentador?

Sí. Al tener diferentes presentadores, en diferentes franjas horarias, tienes que hacer un baremo. Nos es lo mismo el tono de voz de un hombre que de una mujer.  Tienes que buscar un tipo de frecuencias ni muy agudas ni muy graves que no les molesten. Estos son gajes del oficio que vas aprendiendo con el paso del tiempo. Incluso yo he tenido que cambiar a veces un poco la música. En el caso del Telediario, cambié algunas mezclas porque el timbre de Ana Blanco no encajaba.

¿La sintonía puede influir en la percepción del mensaje de cara al espectador?

Puede, aunque no debería hacerlo. Lo que tiene que transmitir es una tensión, una agilidad, un dinamismo, pero no un dramatismo. Tampoco podrá transmitir ningún sentimiento, como la tristeza o la felicidad. Imagínate que estás viendo alguna imagen de una catástrofe y, en cambio, la música es muy positiva. La sintonía debe ser muy neutra y que permita tanto hacer una noticia de carácter positivo como una más negativo. Este es el punto clave.

¿Qué diferencias hay entre las sintonías de hace unos años y las de ahora?

Hay una gran diferencia. Las de hoy no sobrepasan los 12-15 segundos como muchísimo. Antes había una cabecera de 35 segundos con diferentes melodías porque había más tiempo de desarrollar. Te permitía hacer una serie de movimientos musicales. Ahora con el tema del zapping y tantos canales de televisión, no es posible porque el espectador se va. Así que el reto a la hora de componer es mayor: tienes que crear una estructura de inicio, desarrollo y final en 15 segundos.

Entonces, ¿qué recursos usas para conseguirlo?

Yo suelo emplear toques de llamada. Juego mucho con el timbre y el tipo de sonoridad para que la gente identifique el programa con la primera nota de la composición. Esto yo creo que es lo más importante.

¿Cuál es el proceso para componer una sintonía?

Normalmente, cuando se hacen este tipo de trabajos, se va a concurso con diferentes productoras que crean la imagen gráfica, sean televisiones públicas o privadas. Estas productoras contratan a los músicos. Por ejemplo, la sintonía del Telediario de 2008, la primera que creé, tenía que ser una música minimalista que rompiera con todo lo anterior. A mí, en este caso para crearla, me dieron un fotograma, ni siquiera un storyboard. Cuando termine la música, la presenté a TVE, en este caso, y ellos decidieron qué les gustaba. Por lo general, se va manteniendo un feedback: yo compongo, lo mando al diseñador de la productora y después, adapto los efectos.

¿Las sintonías se componen con sonidos digitales o todavía se usan instrumentos?

Antes se hacía todo un poco más orquestal, imitando al modelo americano de informativos. En los últimos años, en Europa, ha cambiado mucho. De hecho, se puede comprobar en las sintonías de la BBC o la de los Telediarios. Son sonidos mucho más modernos y contemporáneos, aunque yo los mezclo también con instrumentos. Son sonidos más cercanos a la gente.

¿Cuáles son los instrumentos que fusionas con sonidos digitales?

Hoy en día, poco hay de instrumento acústico y cuando los hay, son digitales debido al poco presupuesto y poco tiempo para hacer piezas. Como he dicho antes, se van haciendo a medida que los diseñadores van creando las imágenes. Sin embargo, en el Telediario sí que le metí un chelo como una melodía que ahora se ha convertido en un referente en el informativo [N. del A.: El chelo al que se refiere Sanou, lo escuchamos en este vídeo a partir del segundo 7].

¿Cuáles han sido las sintonías más conocidas que has compuesto?

Sin duda, las de los informativos y, en concreto, las del Telediario de TVE desde 2008. También las de Noticias Cuatro cuando se estrenó durante dos temporadas, las de La Sexta Noticias… Durante más de 20 años hice todo lo de Canal +, donde viví una de mis mejores experiencias ya que trabajaba con artistas, pintores, fotógrafos… y pude experimentar. He hecho cientos de ellas. Al final, la sintonía es una música funcional y de mueblaje y no una obra de lucimiento personal del compositor.

JOSEP SANOU ESTUDIO SINTONIA TELEDIARIO INFORMATIVO

Estudio de trabajo de Sanou. Autor: Josep Sanou

La paja en el ojo ajeno

Rajoy reunía el pasado sábado a todo su consejo de ministros para ver cómo podían aplicar el artículo 155 en Cataluña. Un punto de la Constitución española concreto porque habla de la supresión de una autonomía, pero, a la vez, abstracto porque no aborda las medidas necesarias “para obligar a aquélla al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones”. Por ello, el Gobierno español, con el apoyo de Ciudadanos y las primeras filas del PSOE, van a abrir un libro en blanco y empezar a escribir.

Tras la reunión, conocíamos que el Estado tomará las riendas de los medios públicos catalanes, que tanta polémica han levantado semanas anteriores por el tratamiento concedido al procés soberanista. De hecho, los partidos constitucionalistas y la Sociedad Civil catalana han afirmado en varias intervenciones que TV3 es un canal al servicio del independentismo.

Rajoy y Sáez de Santamaría en una fotografía manipulada en TV3.

Bajo este punto de vista, más o menos acertado, el documento de Moncloa se compromete a que los órganos o la autoridad que se creen garanticen “la transmisión de una información veraz, objetiva y equilibrada, respetuosa con el pluralismo político, social y cultural”. Además, esa información deberá garantizar “el equilibrio territorial, así como el conocimiento y el respeto de los valores y principios contenidos en la Constitución española y el Estatut, tal y como establece el artículo 26 de la Ley 22/2015 de la comunicación audiovisual de Cataluña”. Por el momento, todo apunta a que están buscando nuevos directivos para TV3, Catalunya Radio y el organismo que las aglutina, la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA).

Las reacciones no han tardado en llegar cuando se hizo pública la noticia. Tanto los profesionales de la casa, así como el Comité de Empresa de TV3 han mostrado un total rechazo a la intervención de la cadena pública al considerarlo como un “ataque directo, indigno e impúdico al derecho a la libertad de expresión y de información”. A este rechazo, también se unían otros tres organismos de televisiones públicas, como el Consejo de Redacción de EiTB, el Comité Intercentros de CRTVG y el Consejo de Informativos de RTVE.

Me resulta un contrasentido el hecho de que el Estado intervenga la televisón pública catalana para asegurar la pluralidad y el derecho a la buena información, cuando en TVE no lo hace. Por todos son conocidos los multiples casos de manipulación informativa denunciados por el Consejo de Informativos en los últimos cinco años, cuando la mayoría absoluta del PP impuso la elección a dedo del Presidente de RTVE. Los políticos siguen pensado que tienen el poder sobre los medios al servicio de la ciudadanía —porque ella los paga— y eso flaco favor hace a una democracia. Mientras sus señorías sigan con esta sensibilidad hacia este estilo de ” información veraz, objetiva y equilibrada”, cualquier excusa será buena para meter las zarpas. Y así hemos llegado a una RTVE y una TV3 intervendias.

El vídeo NO mató a la estrella de la radio

El pasado viernes fuimos testigos de la falta de reflejos de todas las televisiones españolas. Sobre las 22:30, un teletipo alertaba de unos disparos que dejaban al menos 18 muertos en París. Todo apuntaba a que había sido un acto terrorista.

El Canal 24h de TVE en su espacio La Noche en 24h lo comunicaba a los espectadores. Con el paso del tiempo, se iban conociendo más datos y se iban confirmando los hechos. Los muertos aumentaban. 60, según la Policía a las 00:30. El canal de información continua seguía a pie de cañón informando. Cada cierto tiempo, La 1 conectaba con este para contar la última hora. Durante toda la noche, en el programa especial, entró la corresponsal en la capital francesa, la corresponsal de RNE, el Ministro de interior… Todo esto mientras que el resto de televisiones seguían emitiendo su programación prevista.

Pasada la medianoche, Antena 3 interrumpia su bloque publicitario con un triste avance informativo. Dos teletipos leídos por el presentador y llamada telefónica con la corresponsal. Ni cuatro minutos.

Sin títuloParece que fue al día siguiente cuando las televisiones reaccionaron y ya vieron que, además de poder sacar tajada de la masacre, debían informar al ciudadano de lo que ocurría. Especiales ediciones de programas: Las Mañanas de Cuatro, Espejo Publico, Al Rojo Vivo… Y mientras, los principales rostros de los informativos viajando a París para informar in situ. Sin ir mas lejos, Telecinco pidió disculpas por no haber informado a la audiencia la pasada noche sobre tal acontecimiento. Se justificaba con que no tenían medios suficientes.

Sin embargo, chapó por las radios españolas generalistas que informaron al minuto. Àngels Barceló y su equipo tumbaron la escaleta prevista y alargaron su programa hasta entrada la madrugada. RNE hacía lo propio en su informativo 24 horas con Miguel Ángel Domínguez.