12 expresiones que deberías saber si trabajas o quieres trabajar en radio

Como en cualquier otro oficio, la radio también tiene su propio argot. Son palabras y expresiones que sirven para comunicarnos rápidamente sobre cuestiones esenciales cuando uno está en directo. Los redactores (quienes cubren y redactan noticias), los editores (quienes seleccionan y jerarquizan esas noticias, y presentan el informativo) y los técnicos de sonido se entienden con este vocabulario forjado alrededor de los micrófonos. Estas son doce expresiones que deberías saber si trabajas en la radio o tienes pensado trabajar en ella.

Cuadra a pitos: Se pide al técnico que lo que suena encaje con las señales horarias, esos pitidos que saltan cada media hora en la radio. Por ejemplo, la publicidad o una canción se intenta que terminen justo antes de cambiar de hora y sonar esos pitidos.

Pitos limpios: Son esas señales horarias cuando van sin ningún sonido de fondo. También se suele usar la expresión ‘pitos en negro’.

Cuadra tú: Cuando en un informativo falta por ‘rellenar’ algunos segundos y ya no quedan noticias, se pide al técnico que termine de completar esos segundos. Normalmente, se suele alargar la música, añadir publicidad o promociones. Todo a gusto del técnico.

Voy corto, mete promos: Parecido a la expresión anterior, pero aquí se apuesta por promocionar los espacios de la emisora en las pausas publicitarias. Esta frase en muy usada en los agonizantes informativos de agosto donde no hay muchas noticias.

Con buenas tardes: El editor/presentador pide al redactor que comience a hablar saludando (normalmente suele ser un ‘buenas tardes’ o ‘buenas noches’) porque en el paso que él le va a dar, también le saludar de esa forma.

Vas con doble saludo: El editor/presentador saluda en primer lugar al redactor y este le devuelve el saludo. Después ya le da paso con la información que corresponda. Esto se suele dar cuando una noticia se divide en varias piezas o es un acontecimiento al que el editor le da especial importancia y realza la labor del redactor como experto en ese tema.

Tira la local: Este término se usa en las grandes emisoras que emiten en cadena para un territorio amplio, pero que a la vez cuentan con desconexiones para emitir programación y publicidad local. Esta indicación se lanza para que se produzca esa desconexión y cada emisora local emita su programación.

Entras en vacio: Cuando el locutor comienza a hablar sin sintonía, ni música de apoyo. También se suele emplear expresiones como ‘entras en negro’ o ‘ vas en negro’.

Cinco, ciudado, abro: Cuando se cierran los micrófonos mientras suena un corte, el estudio es una fiesta y todo el mundo empieza a hablar y a moverse sin preocupación. A falta de cinco segundos del corte que suena para acabar, el técnico avisa a través de la comunicación interna de los cascos que va a abrir el micrófono. Entonces todo el mundo recupera su compostura para continuar con el informativo.

Recojo yo después del corte: Quien diga esto será el que actúe después de sonar un corte. Puede ser el propio locutor para dar un apunte final o bien el técnico que meterá una ráfaga, un golpe, una sintonía…

¿Lanzas/Te tiras tú los cortes?: Cuando se locuta una crónica en directo fuera del estudio central, el técnico tiene que saber si tiene que pinchar él los cortes o si será el locutor en su lugar quien los pinche. Para esta segunda opción, el técnico no tendrá que hacer nada más que mantener abierta la línea de conexión, mientras que para la primera opción, necesitará tenerlos antes para lanzarlos él.

No llego, no llego: Muy usada en las redacciones de medios audiovisuales. El locutor la grita en alto y muy agobiado terminando de redactar o imprimir sus textos segundos antes de entrar en directo. Al final, mejor o peor, pero siempre se llega.

Bonus

¿Donde coño están ‘los de deportes’?: Se puede sustituir por ‘los del tiempo, los de trafico’, etc. En la radio se apuran mucho los tiempos y se llega al estudio, por lo general, segundos antes de entrar en directo. Esta frase se la oirás a un editor al borde del pánico al ver que tiene que dar paso a Deportes y todavía no hay nadie de esa sección en el estudio. Se han dado casos de estar leyendo el paso a esta sección y el compañero entrar corriendo por la puerta.

Anuncios

Sky News: de lo pomposo a lo minimalista

El canal británico Sky News importó de Estados Unidos en 2005 una forma de hacer informativos que, hasta ese momento, Europa no había visto. La propia redacción la convirtió en un plató, inauguró el videowall más grande del Reino Unido y sus programas siguieron los cánones americanos. Sin embargo, la reciente mudanza a la sede de Sky Central ha sido el último paso de una transformación hacia lo contrario. El modelo ha evolucionado y el minimalismo llega a la forma de contar las noticias de esta cadena.

Por poner en antecedentes, el canal 24 horas de noticias de Sky tenía un gran estudio donde trabajaban gran parte de sus periodistas y con cuatro sets de presentación: la mesa central en forma de U; la plataforma del videowall gigante con un atril; la mesa-sofá para los informativos matinales tan típicos anglosajones y un espacio reducido en un entrepiso donde se obtenía una panorámica de todo el estudio.

La forma de hacer noticias era asimismo muy grandilocuente: cabeceras largas, alardes de grandes despliegues, sintonías recargadas y una búsqueda constante de la espectacularidad de la imagen.

Poco a poco, esta pomposidad de Sky News ha ido disminuyendo conforme los nuevos hábitos de consumo de la información y su adecuación a soportes ligeros, como el móvil o la tableta. Pero, sobre todo, el espectador lo ha notado al trasladarse al edificio Sky Central y al estudio 21, también conocido como la Caja de Cristal (The Glass Box).

Este espacio es un cuadrado recubierto de cristal por sus cuatro paredes situado en la entrada principal del edificio. Precisamente, está mimetizado al completo con él al contar con los mismos materiales arquitectónicos. Es muy similar a una pecera de grandes dimensiones. Simon Jago, el escenógrafo de este nuevo lugar, se inspiró en la línea gráfica del canal que considera como “limpia, mínima y todo aparece sobre un espacio en blanco”.

En The Glass Box, sólo hay una pantalla gigante, una mesa que cambia su altura en función del informativo y cuatro cámaras móviles robotizadas sobre raíles en el techo. Esto último, junto con las paredes blancas y las luces de ambiente, es la clave para dar más amplitud al espacio.

Además, esta filosofía también la han trasladado a su logotipo que fue cambiado también con la llegada del nuevo año. Pasan de un diseño que busca el 3D con reflejos y degradados, a un diseño en 2D más sencillo y claro.

redesign-sky-news-logo

El estreno del plató y logotipo es la culminación de un proceso de simplificación y “limpieza” de lo prescindible para contar información. Después de unos años de asentamiento del canal y crear una imagen sólida de marca, Sky News abre una nueva etapa en la que prima lo sencillo para que el foco del espectador se centre en las noticias.

 

El despegue de un canal utilizando la convergencia como combustible

Ya han pasado casi dos años desde que se puso en marcha FranceInfo, el canal de noticias 24 horas de France Télévisions, la empresa pública de la televisión francesa. Un proyecto informativo que surge a partir de una radio asentada y con la que comparte varias sinergias. Algunas de ellas con gran éxito y otras con menos acierto. Son las consecuencias de la convergencia mediática.

Francia era de los pocos países europeos cuyos organismos audiovisuales públicos no contaban con un canal de información continua. Existían otros canales de información asentados, como France 24, de financiación semipública; CNews, filial de Canal+; o LCI, del Grupo TF1 y líder en estos canales temáticos.

En este desolador panorama, FranceInfo se gestó, por un lado, con una competencia fuerte y,  por otro, con una audiencia francesa tan desfragmentada como en España. Así que rentabilizar un nuevo canal en un sistema en crisis era a priori algo muy complicado que solo estaba al alcance de las corporaciones públicas. Más aún si se trataba de información donde los ingresos publicitarios son casi nulos (la televisión pública en Francia emite algo de publicidad).

Por ello, ha sido interesante la estrategia de convergencia que han seguido los creadores de este canal a partir de la radio propiedad de Radio France con 4,5 millones de oyentes. Es decir, aprovechar el tirón de la emisora para empujar a la televisión. Esta podríamos dividirla en tres apartados: imagen, programación y contenidos.

 

Imagen

Primeramente, han usado el mismo nombre, FranceInfo, y toda su imagen corporativa, los identificativos, jingles y sintonías (compuestos por Jean-Michel Jarre), creados para esta nueva etapa convergente.

Por consiguiente, surge una marca que drena de dos grandes soportes. Cuando el espectador apaga la tele, tiene presente que puede seguir informado a través de la radio. O viceversa. Se crea una sensación de poder estar informado en todo momento a través de servicio público multimedia.

Programación

En segundo lugar, esta convergencia también se ha trasladado a la parrilla, donde hacen emisiones simultáneas, siempre tomando como referencia la radio. O sea televisan algunos de sus programas. Es el caso del boletín informativo que sale al aire cada diez minutos desde el estudio L’info de la Maison de la Radio. Además, se emiten en simulcast programas como 8H30 Toussaint/Aphatie, Tout est politique o Les informés de franceinfo en el estudio 221. El resto de programas se hacen en la redacción situada en el llamado atrium de France Télévisions, lugar desde donde se emitieron durante varias temporadas los informativos del canal France 2.

De esta forma, se consigue un abaratamiento de los costes, que en la producción de noticias son muy altos, y se traslada el éxito de los locutores estrellas y sus programas de la radio a la tele.

Forma de contenidos

En tercer lugar y por consiguiente, la convergencia mediática llega a la forma de sus contenidos. Y ahí está su punto débil porque la radio y la televisión tienen lenguajes distintos. Me refiero a los boletines, que no incluyen por lo general imágenes en colas ya que  solo cuentan con un monitor de apoyo en el que proyectan fotos. Lo mismo ocurre cuando pinchan cortes en la radio, al seguir viendo en televisión la imagen de plató, en vez del protagonista. En el supuesto de que se incluyan unas imágenes, el texto hablado no les hace referencia porque, recordemos, la radio es quien lleva la batuta de la emisión. Por lo que se hacen pesadas estas conexiones con la Maison de la Radio.

Con la realización ocurre algo similar. En los espacios emitidos desde el estudio 221, es lenta y aburrida. Asimismo, en la pantalla escuchamos indicativos propios para la radio, pero innecesarios en televisión debido a que se resuelve con rótulos o la propia cabecera. Respecto a las sintonías, hay un batiburrillo: algunas mezclas dirigidas para televisión (lo que hacen que en radio queden muy largas) y otras dirigidas para radio (demasiado repetitivas en televisión).

A pesar de que esta tercera capa no tenga un buen resultado, es interesante ver cómo florece un proyecto nuevo gracias al capote que le echa un proyecto radiofónico asentado. La convergencia mediática ha servido como empujón estos dos primeros años para el canal que, aunque tiene mucho por mejorar, ha despegado y cada día reúne más espectadores.

plateau-nouvelle-chaine-franceinfo-26-2016-locaux-radio-france_1_1400_933