Las mujeres ganan las elecciones vascas

Es algo de lo que se ha hablado esta campaña. El número de mujeres que iba en listas era superior al de los hombres y se vio también en el debate de ETB-1 en el que participaron cuatro mujeres frente a un hombre.

Si repartimos esas listas en escaños en el Parlamento Vasco quedaría así la proporción: 40 mujeres frente a 35 hombres.

Y si lo analizamos por partidos políticos la diferencia es más que notable. El PNV es el único partido cuyos parlamentarios son en su mayoría hombres (48%). Después, le sigue Elkarrekin Podemos con un 55% y pisando los talones el Partido Popular con mujeres en un 56% de sus parlamentarias. EH Bildu continúa el ranking en un 65% y el PSE-EE lo cierra como el partido con mayor representación femenina en el Parlamento en proporción a su número de escaños.

40 mujeres que junto con los 35 hombres representarán a la ciudadanía vasca con más fuerza que en la pasada legislatura. Una cifra necesaria para hacer frente y cambiar las leyes que les impiden lograr la igualdad en un mundo en el que más de la mitad son del sexo femenino.

Debate

Ayer se celebró uno de los debates que organizó Euskal Telebista en la campaña de las elecciones vascas. El primero, con menos repercusión pero con un magnífico dato de audiencia, se emitió en ETB-1  mientras que el segundo, al que ocudieron todos los candidatos a Lehendakari (representando a EH Bildu acudió Miren Larrión, cabeza de listas por Araba), tuvo mayor impacto entre la audicencia y en la propia campaña, sobre todo por el silencio protagonzado entre la candidata Pili Zabala de Elkarrekin Podemos y Alfonso Alonso, candidato del Partido Popular. Más allá de los rifirrafes protagonizados, me gustaría centrar esta entrada en el nivel del debate, tanto por parte de los invitados como por parte del moderador, Xabier G. Ramsden.

debateaetb2_foto610x225

El candidato por el PNV, se mostró en las dos horas que duró el encuentro a la altura, argumentando en todo momento y llevando los contrargumentos de sus rivales a su terreno. Demostró que conocía bien el ideario del partido y el argumentario de pe a pa. Incluso puso en aprietos a varios políticos, como a Idoia Mendia con la política lingüística a raíz del vídeo sobre el euskera en la administración. O a Miren Larrión, pidiéndole que condece expresamente la violencia de ETA. Además, se mostró sereno y tranquilo, siempre con una sonrisa irónica en la cara. En definitiva, lejos de sus discursos y mítines donde el ritmo monótono hace que solo los periodistas los sigan (y por obligación).

La lucha de Larrión estaba con Elkarrekin Podemos aunque tenía que apagar los fuegos que le encendían sus adversarios. Se manejó bien, supo defender sus políticas sociales -con las que entró a debate con el PNV y PSE- y sus planes de independencia. El momento más incómodo fue con la ya mencionada condena a la violencia de ETA que le pidió Urkullu. De hecho, pareció estar de acuerdo con el líder jeltzale pero no poder condenarla por prohibición del partido. Perderían un puñado de votos del sector más radical.

Idoia Mendia recibió críticas por todos lados. Tanto por su programa en Euskadi como por la situación de su partido a nivel estatal. Aguantó el chaparrón y defendió su programa como las líneas de actuación sensatas y no rupturistas. Sacó pecho con la educación, la sanida y el fin de la actividad armada de ETA que “lleva el sello socialista”, tal y como dijo ella en su minuto de oro (que en realdiad fueron 40 segundospara cada uno).

El canidato popular y ministro en funciones, Alfonso Alonso, marcó unas intervenciones muy dirigidas a sus votantes, con grandes titulares y ataques a otras formaciones. El momento más tenso se vivió cuando le contesto a Zabala balbuceando que según la ley no era considerada víctima de terrorismo. Respuesta a la que le precedieron 5 largos segundos en silencio. Se refugió en ser la fuerza que evitaría la ruptura con España y esquivó con  bastante soltura los ataques sobre la corrupción en su partido. En definitiva, un mensaje muy dirigido a los fieles votantes del PP.

Por último, Pili Zabala, la candidata de Elkarrekin Podemos que intentaba buscar una posición mejor que la que tuvo en el debate del martes en ETB-1, donde -digamos- que no fue su mejor noche. En el del jueves, le faltó también naturalidad, rapidez en las respuestas y saber intervenir. Algunos argumentos eran leídos directamente de sus papeles en el atril y no supo contrarestar las críticas que tachaban a su partido de populista o centralista. Sin embargo, se percibió que, entrando en el terreno personal, estaba a la altura y supo aprovechar la postura de Alonso. El largo silencio de 5 segundos le hizo ganar puntos entre sus votantes que se daban cuenta de que Zabala no estaba hecha al formato de debate.

1473973693_265626_1473973786_noticia_normal

Irresponsabilidades en la montaña

El otro día conocíamos que una adolescente de 15 años moría en el Pirineo aragonés durante su campamento. La joven participaba en una travesía nocturna junto a otros 23 scouts de su edad y los tres monitores que estaban a cargo. La victima resvaló sobre las 3 de la madruagada por un precipicio de 15 metros y le provocó diversos politraumatismos y una lesión interna, que fue la que le ocasionó la muerte. Sus monitores llamaron a emergencias pero el helicóptero no pudo llegar al lugar hasta las seis de la mañana ya que estos no pueden volar durante la noche.

Cable en la ruta hacia Urriellu en los Picos de Europa.

Cable en la ruta hacia Urriellu en los Picos de Europa.

Según varios medios, el lugar del accidente era una vía ferrata. Este tipo de trayecto está equipado con cadenas, clavos, grapas o presas que permiten llegar con seguridad a zonas difíciles para senderistas o no habituados a la escalada. Es decir, que para pasar hay que ir con mosquetones para aferrarse a una cadena. Un recorrido no aconsejable por la noche y menos en un campamento cuando, además de con la mochila, también cargas con la responsabilidad de 23 menores. Sea cual fuera la razón por la que sus monitores accedieron a ese lugar, se trata de una irresponsabilidad que ha acabado, lamentablemnete, en tragedia. Una decisión fortuita por una serie de situaciones.

Hace unas semanas, estuve de ruta por el macizo central de los Picos de Europa, un lugar concurrido también por grupos de campamentos. Hablando con los guardas de varios refugios, me comentaban que todos los veranos salían unas cuantas veces los helicópteros a rescatar a chavales en situaciones difíciles. Sin ir más lejos, hablaban de un rescate hace un mes en la torre de Horcados Rojos donde tuvieron que ser movilizados cuatro helicópteros para rescatar a un grupo de crios. Se les hizo de noche bajando por el cable hasta el Jou Sin Terre, un paso complicado para cualquier senderista y que precisa de equilibrio y tiempo para pisar correctamente.

Parece que muchas veces perdemos el respeto a la montaña, nos confiamos demasiado y creemos que con controlar el camino ya no hay pérdida ni desgracia que nos pueda afectar. Ni mucho menos. El cansancio, una lesión en ruta, un cambio repentino en lo climatológico pueden cambiarnos los planes y tener que buscra soluciones. Y ahí, precisamente, es cuando se nota quien tiene instinto de monte o, mejor dicho, respeto y precacución en la montaña.