Pocas alternativas de ocio

La edad de inicio en el consumo de alcohol y de otras drogas cada vez es más pequeña. Concretamente, se sitúa en 13 años en el alcohol y en 13,5 en el tabaco. Las personas adultas se quejan de que los “jóvenes” de hoy en día no saben pasárselo bien sin beber alcohol o que cada vez espabilan antes.

 

Creo que sí que es verdad que los niños quieren crecer más rápido. Para los 9 años la mayoría ya tienen móvil; para los 12 ya se han liado (o por lo menos, ellos lo llaman así) con varias personas de su edad; para los 13 años ya han pillado su primera borrachera y para los 14 años ya han perdido la virginidad. Es este el ambiente que prima, en mi opinión, poco apropiado para su edad. Con una personalidad débil y fácilmente influenciable, y unas hormonas alteradas (vamos, que están más salidos que el pico de una plancha), pueden llegarse a meter en el mundo de la droga o del sexo sin saber las consecuencias ni sin tomar precauciones. 

 

Normalmente, vemos que el problema son ellos y no les escuchamos. Quizá deberíamos dejar de castigarles por volver borrachos o haber llegado a casa tarde y darles otras alternativas de ocio. Los adolescentes no son muy “imaginativos” cuando van a decidir planes y siempre quedan en lo mismo: ir al cine, ir al centro comercial, a la casa de un amigo o a la calle.

 

Aún así, por mucho que les demos nuevas alternativas no dejarán de beber. La sensación de reberdía y de curiosidad que lleva a muchos jóvenes a beber, es propia de la edad. No se trata de erradicarlo, sino de que no beban los fines de semana porque no tienen otra cosa mejor que hacer. 

 

En invierno cada vez son más las discotecas que abren una sesión sin alcohol para adolescentes de 7 de la tarde a 11 de la noche. Bueno eso de sin alcohol… dentro del local porque no le permite la ley, porque fuera se montan macrobotellones a las siete de la tarde. 

 

El mayor problema no lo veo en que estos adolescentes beban, sino en que lo hagan sin control. “¿Por qué bebes?,” le pregunte el otro día a una de mis chavalas de 13 años. “Porque me lo paso mejor si me emborracho”, me contestó. Aquí está el kit de la cuestión: “Salgo para emborracharme y en consecuencia me lo paso bien” y no “Salgo para pasármelo bien y en ese ambiente de socialización cojo el puntillo y paro. 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s