Irresponsabilidades en la montaña

El otro día conocíamos que una adolescente de 15 años moría en el Pirineo aragonés durante su campamento. La joven participaba en una travesía nocturna junto a otros 23 scouts de su edad y los tres monitores que estaban a cargo. La victima resvaló sobre las 3 de la madruagada por un precipicio de 15 metros y le provocó diversos politraumatismos y una lesión interna, que fue la que le ocasionó la muerte. Sus monitores llamaron a emergencias pero el helicóptero no pudo llegar al lugar hasta las seis de la mañana ya que estos no pueden volar durante la noche.

Cable en la ruta hacia Urriellu en los Picos de Europa.

Cable en la ruta hacia Urriellu en los Picos de Europa.

Según varios medios, el lugar del accidente era una vía ferrata. Este tipo de trayecto está equipado con cadenas, clavos, grapas o presas que permiten llegar con seguridad a zonas difíciles para senderistas o no habituados a la escalada. Es decir, que para pasar hay que ir con mosquetones para aferrarse a una cadena. Un recorrido no aconsejable por la noche y menos en un campamento cuando, además de con la mochila, también cargas con la responsabilidad de 23 menores. Sea cual fuera la razón por la que sus monitores accedieron a ese lugar, se trata de una irresponsabilidad que ha acabado, lamentablemnete, en tragedia. Una decisión fortuita por una serie de situaciones.

Hace unas semanas, estuve de ruta por el macizo central de los Picos de Europa, un lugar concurrido también por grupos de campamentos. Hablando con los guardas de varios refugios, me comentaban que todos los veranos salían unas cuantas veces los helicópteros a rescatar a chavales en situaciones difíciles. Sin ir más lejos, hablaban de un rescate hace un mes en la torre de Horcados Rojos donde tuvieron que ser movilizados cuatro helicópteros para rescatar a un grupo de crios. Se les hizo de noche bajando por el cable hasta el Jou Sin Terre, un paso complicado para cualquier senderista y que precisa de equilibrio y tiempo para pisar correctamente.

Parece que muchas veces perdemos el respeto a la montaña, nos confiamos demasiado y creemos que con controlar el camino ya no hay pérdida ni desgracia que nos pueda afectar. Ni mucho menos. El cansancio, una lesión en ruta, un cambio repentino en lo climatológico pueden cambiarnos los planes y tener que buscra soluciones. Y ahí, precisamente, es cuando se nota quien tiene instinto de monte o, mejor dicho, respeto y precacución en la montaña.

Trocitos de campamento

 Este fue un artículo escrito por mí, días después de este primer campamento como monitor (8º como eskaut) para ser publicado en la web de MSC Scout a nivel de toda España. Pinchando aquí podéis leerlo en su página web. A continuación, reproduzco el artículo completo. Aclaro que el que está publicado en MSC es una copia reducida -sin alguna experiencia- para disminuir su longitud. Dice así el texto original:

Otro año más y ya son millones los niños que han disfrutado en los campamentos de los grupos scout de todo el mundo. Los chavales de distintas ramas conviven durante unos días en la naturaleza, dentro de un clima de compañerismo y amistad. Además de ello, también vuelven a casa con un montón de experiencias y nuevas anécdotas que contar ansiosos a sus padres, madres y amigos.

Pero no solo ellos, también los que fuimos un día chavales y ahora somos monitores. En mi caso, llevo 8 años unido al grupo scout Eskubeltz  del municipio de Getxo (Vizcaya). Siete años como chaval, y como monitor llevo un año, más los que me queden… Dentro del grupo he aprendido cosas que en ningún otro sitio me podrían haber enseñado: a hacer un vivac, a cocinar para 120 personas (que, aunque no lo creáis,  tiene su complicación), a orientarme con la posición del sol o el musgo del tronco de los árboles, etc. Pero además de esto, también me quedo con las miles de experiencias vividas en campamentos con las que todos hemos reído, llorado, lamentado, disfrutado, enfadado, perdonado… experiencias con las que hemos crecido como personas y como scouts.

Cuando me paro a pensar, las primeras anécdotas que me vienen a la cabeza son las típicas de todo campamento: que si a fulanita se le ha caído la bota en el kakaleku (en euskera, kaka=caca; leku=sitio; literalmente, “sitio de la caca”, “letrina”); que menganito se ha liado con 3 personas en una sola noche; que si me he bañado en un río a 7º C y me he jabonado con chimbo para contaminar lo menos posible, y un largo etcétera. Rebuscando en mi mente me encuentro con otras muchas, y algunas de ellas plasmo a continuación.

Recuerdo el volante en Burgos del 2007, cuando estaba en la rama Oinarinak II (14 años). El jueves de esa semana nos tocaba la etapa más larga y complicada por montaña. Eran las ocho de la tarde y seguíamos en ruta cansados y ansiosos por llegar al pueblo donde dormiríamos esa noche. De repente, la pista que seguíamos acabó en un precipicio de 70 metros de altura. Ese no podía ser el camino correcto. Después de que estuvieran los monitores buscando la ruta correcta durante casi una hora, pusimos de nuevo rumbo al pueblo. Llegamos a las 23:30 de la noche y  montamos las tiendas de campaña en el jardín de la iglesia, mientras se cocía el arroz con tomate que había para cenar. Sin duda una aventura en la que, a lo largo del día, anduvimos 29 kilómetros, siete más de los previstos en un primer momento. ¡Ah! Y que conste que no nos perdimos ni nos confundimos de camino, cogimos una “ruta alternativa” (expresión que se suele decir a los chavales para que no cunda el pánico cuando pasan estas cosas). 

También recuerdo en 2008 lo que les pasó a los que estaban entonces en Azkarrak I (16 años) en mi grupo. Un día de campamento, sus monitores les apartaron del resto para cenar. Cuando estaban suficientemente lejos, sacaron de las bolsas que llevaban todo tipo de manjares para estar en campamento: hamburguesas, patatas fritas, Cheetos, galletas, golosinas, chocolate… y dos botellas de plástico llenas de “orgasmo”, esa bebida mezcla de licor de melocotón con Kas Naranja. Los monitores les pusieron la excusa de que esa cena tan especial era por todo el trabajo y esfuerzo realizados.  Aunque a todos los amigos de la rama les extrañase esa conducta poco educativa, no sobró nada de lo que trajeron, a pesar de que esos inocentes adolescentes se quejaran de que el “orgasmo” estaba fuerte (de hecho, algunos de ellos aseguraron que les subió a la cabeza y otro vomitó toda la cena). La sorpresa vino al día siguiente, cuando sus monitores les dieron un regalo envuelto en papel: eran las botellas de vidrio vacías del día anterior pero, para su sorpresa, en la etiqueta ponía: “Licor de Melocotón 0,0 alcohol”. Fue todo una farsa: ¡el “orgasmo” no llevaba ni una gota de alcohol! Tal vez la persona que vomitó fue porque le sentó mal la cena o a las personas a las que les subió el supuesto alcohol fuera todo psicológico. Sin duda, una forma distinta de hacer madurar a unos rebeldes e inocentes adolescentes.

Otra experiencia de la que estar orgullosos fue en el campamento conjunto con el grupo Argizai de Galdakao en 2010 en Loma de Montija (Burgos). Siendo Trebeak I (17 años) tuvimos que estar 6 horas atados con una cuerda a un árbol. Me explico. La aventura de campamento fue la película de Avatar y a los mayores nos tocó hacer de los humanos malos. El hilo conductor terminaba en que los humanos eran capturados por las criaturas Avatar y por lo tanto, nos tocó estar desde la hora de la merienda hasta las doce de la noche atados a un árbol de la campa para dar más credibilidad a la aventura. Recuerdo también que los monitores nos daban de beber y de comer a escondidas de los más pequeños.

Sin embargo, una de las peores noches en –de momento- mi breve vida como monitor ha sido este campamento con el grupo scout de Durango, Inurri. Una tarde, un par de mis chavales de 9 años empezaron a quejarse de que les dolía la tripa. No le di mucha importancia y les mandé a jugar por ahí. Al rato, volvieron con el mismo dolor y con otras personas que presentaban los mismos síntomas. A las ocho de la tarde comenzaron los primeros vómitos y ahí fue cuando pensamos que pasaríamos una noche de lo más “divertida”. En cuestión de minutos, nos dimos cuenta de que el virus se había expandido por todo el campamento y por todas las ramas. A las 12 de la noche, antes de comenzar la reunión del equipo de monitores, la cifra de infectados por gastroenteritis se situaba en más de un tercio de los chavales de todo el campamento y una cuarta parte de los monitores: en total unos 55 enfermos, de 130 personas.  El campamento parecía el Apocalipsis Zombi. Gran parte de la noche, los monitores la pasamos limpiando vómitos dentro de las tiendas y trasladando a todos los enfermos a un barracón para que no contagiasen a más compañeros. La posibilidad de cerrar campamento estuvo durante esa noche y el día siguiente encima de la mesa, pero, afortunadamente, la mayoría de los casos se curaron en 24 horas y pudimos acabar el campamento como estaba previsto.

Aun así,  ¿que serían los campamento sin momentos como estos? Pues sinceramente aburridos. Los campamentos están para vivir esas cosas que no puedes vivirlas en tu día a día, en tu trabajo, en el colegio, en la universidad, y compartirlas con una gran familia, como es el escultismo.